El purgatorio de los sacerdotes, testimonios (Beata Isabel Canori)

almas del purgatorio

Beata Isabel Canori Mora

Anécdota del purgatorio de un Papa

 

La Beata Isabel Canori Mora (1774-1825) escribe en su Diario:

 

 

“El 17 de junio de 1814 se me presentó el Papa Pío VI (muerto en 1799) y me pidió que rogara por él, porque todavía estaba en el purgatorio…

 

 

Me dijo: Vete a tu padre espiritual y él te manifestará lo que debes hacer para obtenerme esta gracia. Te prometo no abandonarte nunca y ser tu protector desde el cielo…

 

Mi padre espiritual me pidió ir cinco veces a la iglesia de Santa María la Mayor a visitar el altar de San Pío V y rezarle por la libe ración de su sucesor…

 

Al día siguiente, a la hora de vísperas, me fue asegurado que entraba en el paraíso… El 19 de junio, en la comunión, vi a este santo pontífice delante del trono de Dios “.

 

 

Anécdota de un Cardenal en el purgatorio

 

 “El 8 de noviembre de 1819, después de la comunión, se me apareció el alma del Cardenal Scotti y me dijo:

 

 

La divina justicia me había condenado al purgatorio por espacio de 30 años y el Señor me libera ahora…

 

Tus penitencias, ayunos y oraciones, han dado compensación a la justicia divina, por los méritos infinitos del divino Redentor, a cuyos méritos uniste tu penitencia, ayunos y oraciones a favor mío.

 

Ahora me voy al cielo a gozar del inmenso bien por toda una interminable eternidad”
Cuánto agrada a Dios que oremos por los fieles difuntos

 

 

“El 2 de noviembre de 1822 recordé que comenzaba el octavario por los fieles difuntos y oré al Señor con fervor por ellos. Le dije: Dame la llave de esta horrible cárcel, como otras veces te has dignado darme, porque siento un gran deseo de sacar del purgatorio a aquellas almas santas. Os suplico esta gracia por los méritos infinitos de vuestra pasión y muerte..,

 

El Señor me dijo: Preséntate a aquella cárcel y dales la consoladora noticia de que pronto estarán conmigo en el paraíso.

 

En aquel momento, aparecieron tres ángeles, que me acompañaron a la cárcel del purgatorio…

 

No me es posible decir la alegría y consolación de aquellas almas y cuánto fue su agradecimiento y alabanza a la infinita misericordia de Dios.

 

 Al día siguiente, fuí a la iglesia y estuve más de tres horas orando por las almas del purgatorio y el Señor se dignó mostrarme el triunfo de su misericordia y vi a aquellas almas que en filas, acompañadas de sus ángeles custodios, entraban gloriosas y triunfantes en el cielo.

 

Todos los días del octavario ocurrió lo mismo y así por nueve días… Se puede decir que en nueve enormes hileras (una cada día) se despobló el purgatorio.

 

No puede haber vista más bella que ésta y que demuestra la infinita misericordia de Dios y el gran triunfo de los infinitos méritos de la preciosísima sangre de Jesucristo “.

 

FUENTE:Más allá de la Muerte  Autor: P. Angel Peña O.A.R

No comments yet.

Leave a Reply

Join the Live Chat