¿Qué hacer cuando estoy sufriendo?¿Cómo puedo aprender a manejar este dolor?(Ver video)

“La gracia de la cruz”

 

dolor y sufrimiento

El valor del sufrimiento y el dolor

Que haya dolor, problemas, disgustos, dificultades y conflictos en la vida, es una realidad inevitable.

Es más, Jesús en el Evangelio es muy claro al respecto: “ … en el mundo tendrán que sufrir, pero tengan fe, yo he vencido al mundo”.

Por otro lado, esta idea nos permite constatar la falacia de lo frecuentemente escuchado por los medios: “Pare de sufrir”, lo cual significa un mensaje contrario al Evangelio.

El hecho de que uno sufra, no significa que uno esté condenado a la infelicidad, problema, no es sinónimo de infelicidad, no es lo mismo.

Uno puede ser infeliz, aunque no tenga problemas, se puede ser feliz aún en medio de muchos problemas.

Ahora bien, psicológicamente el efecto que producen los problemas y sufrimientos sobre el estado de ánimo, depende en gran medida de la actitud con que nos posicionamos al respecto.

De ahí la importancia de la aceptación como actitud personal ante el mismo y como la clave, no solo para entenderlo, sino también para poder trascender desde el mismo.

Es interesantísimo el significado y la profundidad psicológica de las palabras del Beato Juan Pablo II, cuando en la Carta Apostólica (Que recomiendo vivamente leer) Salvifici doloris, dice: “El sufrimiento es también una llamada a manifestar la grandeza moral del hombre, su madurez espiritual”.

Desde esta perspectiva, se puede entender como …en el sufrimiento está como contenida una particular llamada a la virtud”.

Al sufrimiento, hay que aceptarlo y asumirlo para que no se transforme en algo insoportable. La idea es crecer desde el sufrimiento y responsabilizarse con la vida, por eso decimos que la vida es un don y exige de nosotros una tarea.

Por otro lado, cuanto más se rechaza una dificultad, mas dolorosa resulta.

El rechazo y la negación de los problemas, genera una agresividad tal, que produce no solo angustia, sino también ansiedad y hasta desesperación.

Esto genera una ansiedad tal que impide disfrutar de las cosas lindas y gratificantes de la vida, que siempre son un don de Dios.

¿Esto qué significa? ¿Qué tengo que vivir sufriendo como un masoquista toda la vida?

No, de ninguna manera. A los problemas se les buscan soluciones, y en algunos casos en el orden psicológico, es necesario recurrir a un tratamiento, por la naturaleza de los mismos.

Lo que quiero decir es que la negación de los mismos como parte de la vida es a su vez fuente de más sufrimiento, de ahí la importancia del reconocimiento y la aceptación como puntos de partida para salir adelante.

Aceptar y asumir los problemas son medios para crecer como personas, y mucho mas como hijos de Dios.

La actitud incorrecta suele ser:“…. Soy feliz si las cosas suceden de tal o cual manera, o tengo tal o cual cosa.”

La actitud correcta sería …. Soy feliz a pesar de lo que me pasa ….”, y significa que la felicidad no consiste en la ausencia de problemas.

Por lo tanto, se podría decir que la felicidad es fruto de la sabiduría que permite que nos formemos una actitud concreta frente al dolor.

Ahora, no se trata de saber sobrellevar, entender y reconocer el sufrimiento. Cuando hablo de trascender, me refiero a una actitud que me permite salir de mi desde el sentido que le adjudico a lo que vivo y hago en mi vida y con mi vida.

¿No será que el hombre se humaniza y eleva sirviendo a los demás por amor a Dios?

¿No es acaso una gracia el dolor y la cruz, desde esta perspectiva?

Somos discípulos de Jesús.

Participar de su cruz, es para nosotros una gracia y un aprendizaje, por eso hablamos de la doctrina de la cruz.

César Augusto Gálvez

Psicólogo Clínico – Prof. de Teología y Filosofía 

 Contácteme

 

 

Este video ayuda mucho a las personas que están sufriendo

No comments yet.

Leave a Reply

Join the Live Chat