San Giuseppe Moscati (Película)

El médico santo, Fiesta 12 de abril

San Jose Moscati

San Jose Moscaati

San Giuseppe Moscati: “Ejercitémonos cada día en la caridad. No olvidemos de hacer cada día, es más, incluso cada momento, el ofrecimiento de nuestras acciones, realizando todo por amor”.

Giuseppe Moscati(* Benevento, Italia 25 de julio de 1880 – † Nápoles, Italia 12 de abril de 1927)

Médico italiano, Investigador y Profesor.

El 4 de agosto de 1903 se graduó con honores con una tesis sobre “Urogenesis de Hígado”, En 1911 fue nombrado director del Hospital de Incurables donde permaneció por más de 5 años, y se le encomedó la formación de los estudiantes de medicina,

El 14 de octubre del 1922, el Ministro de la Instrucción Pública le confiere la Libre docencia en Clínica médica y tres días déspues escribe:

“Ama la verdad, muéstrate como eres, sin fingimientos, sin miedos y sin recelos. Y si la verdad te cuesta la persecución, tú acéptala, y si te cuesta el tormento, tú sopórtalo. Y si por la verdad tuvieras que sacrificarte a ti mismo y tu propia vida, sé fuerte en el sacrificio”. (Papeleta escrita por el Doctor San José Moscati el 17 de octubre de 1922)

Sus jornadas de trabajo siempre fueron muy intensas, levantándose temprano en la mañana quedando libre para ir a visitar a los necesitados de los barrios españoles, antes de ir a operar en el hospital durante su trabajo diario, y visitar a los enfermos por la tarde en su estudio privado, y sumado a la dedicación a los enfermos no dejó de lado el tiempo de estudio para la investigación médica persiguiendo la aplicación de un equilibrio entre la ciencia y la fe.

Beatificación Basílica de San Pedro, 16 de noviembre 1975, por Paulo VI

Canonización Basílica de San Pedro, 25 de octubre 1987, por Papa Juan Pablo II

Es uno de los santos más populades del siglo XX.

Festividad 16 de noviembre.

Se puede decir que fue llamado por Dios a su reino porque muere a los 46 años por causas naturales en su despacho entre las citas de pacientes, Su largas jornada, y muchas ocupaciones en el hospital, la universidad, el consultorio y las visitas domiciliarias, quebrantaron su salud.

 

Llevaba siempre un rosario en el bolsillo como recordatorio durante su duro trabajo en el día y como una manera atraer a la Virgen – y a través de ella, a Jesús – cuando tenía que tomar decisiones importantes.

[De una página de su Diario]

Fuente :http://www.gesuiti.it/moscati/Esp.html

“¡Oh si los jóvenes en sus vivacidad supieran que las ilusiones de amor, el fruto de la viva exaltación de los sentidos, son pasajeras! Y si un ángel les dijera que todo lo que es amor impuro tiene que morir, porque es un mal, ellos sufrirían menos y serían más buenos. En cambio, los jóvenes juran fácilmente fidelidad eterna a amores ilegítimos fascinados por un delirio.
Nos damos cuenta de eso volviendo adultos, cuando nos acercamos, por casualidad, al fuego que nos encendió una vez y que ahora no nos acalora más.

He visitado una mujer que, cuando yo era joven, había nutrido mis sueños sin saberlo. ¿Quién lo dijera que un día ella habría recurrido a mí? ¡ Su belleza todavía era notable! Y yo he hecho mi deber humanitario tranquilamente, noblemente, sin oír vibrar mi alma.
Ella me ha preguntado, para que yo comparase su estado actual a la antigua prosperidad, si la conocía pero he contestado que no. Y no ha estado una mentira. ¡La mujer de mi juventud era una otra, desaparecida sin pena y nostalgia, de mi corazón purificado!”

“Todos los jovenes tendrían que entender que en la práctica de la continencia está el modo mejor para estar lejos de la máxima enfermedad trasmisible… Manteniendo sus espíritus y sus corazones lejos de la aberración, en un ejercicio de renuncia y de sacrificio, tendrían que jurar de conceder sus madurez y sanidad sexual solamente al ser únicamente amado.”
[Por el prólogo de José Moscati en un libro de José De Giovanni s.j. y del Prof.Mario Mazzeo titulado: La Eugenica. 1925]

San José Moscati escribía en 1923 a un amigo suyo médico: “Acordaos que no solo os tenéis que ocupar del cuerpo, también de las almas que gimiendo vienen a vosotros. ¡Cuantos sufrimientos aliviaréis más fácilmente con un consejo, yendo al espíritu, mas que con frías recetas que tienen que llevar al farmacéutico! Estad contentos porque mucha será vuestra recompensa, pero tenéis que dar ejemplo a los que os rodean de vuestra cercanía a Dios”.

 

 

PARTE 1

PARTE 2

PARTE 3

No comments yet.

Leave a Reply

Join the Live Chat